Mantener la presión arterial bajo control durante la crisis del coronavirus.

Mantener niveles saludables de presión arterial siempre es importante, pero más aún en la era del COVID-19.

Eso se debe a que la presión arterial alta podría aumentar el riesgo de sufrir complicaciones graves por el coronavirus. Casi la mitad de los adultos estadounidenses tienen presión arterial alta o hipertensión, que se define tener presióne constante de 130/80 o más.

Hasta ahora, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades dicen que la evidencia sobre la hipertensión en personas con el coronavirus es mixta. Algunas investigaciones han encontrado mortalidad elevada en pacientes con COVID-19 y con presión arterial alta. También ha encontrado un mayor riesgo de consecuencias, como ser admitido en cuidados intensivos o colocado en un ventilador, contraer neumonía o tener daños en órganos y tejidos.

Si tiene presión arterial alta, esto es lo que debe saber para mantenerse saludable:

La prevención es la mejor defensa

Si tiene presión arterial alta u otra afección subyacente, es especialmente importante seguir las recomendaciones sobre el distanciamiento físico, el lavado de manos, el uso de mascaras y otras prácticas que pueden prevenir la propagación de COVID-19.

Siga los consejos médicos

Los pacientes que toman tipos comunes de medicamentos para la presión arterial (inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA) y bloqueadores de los receptores de angiotensina (ARB)) que contraen COVID-19 deben continuar el tratamiento a menos que su médico le indique lo contrario, según una declaración de la American Heart Association, la Heart Failure Society of America y American College of Cardiology. Consulte con su proveedor de atención médica antes de cambiar las estrategias de tratamiento. Algunos consultorios médicos ofrecen visitas virtuales o de telemedicina.

Evite los peligros de la presión arterial alta

Varios factores pueden contribuir a la hipertensión arterial. Tenga especial cuidado con:

  • Medicamentos sin recetas. Los descongestionantes y analgésicos llamados AINE, como el naproxeno y el ibuprofeno, pueden aumentar la presión arterial. Las personas con problemas cardíacos deben limitarlos o evitarlos.
  • Algunos medicamentos recetados. Las personas que toman corticosteroides, anticonceptivos orales, inmunosupresores, medicamentos para la salud mental y algunos medicamentos contra el cáncer deben controlar su presión arterial.
  • Alcohol y cafeína. Limítelos, por ejemplo, no más de tres tazas de bebidas con cafeína al día.
  • Combinaciones de hierbas y alimentos. Algunos suplementos a base de hierbas, como el regaliz, pueden elevar la presión arterial y los alimentos, como los embutidos, pueden interactuar con algunos antidepresivos.

Mantener el estrés

El estrés puede conducir a malos hábitos, como una mala alimentación, que pueden aumentar el riesgo de desarrollar presión arterial alta.

Tenga medicamentos adicionales a mano

Consulte con su médico y su farmacia para ver si puede obtener una mayor cantidad de medicamentos recetados para no tener que visitar la farmacia con tanta frecuencia. Los medicamentos recetados por correo pueden ayudarlo a surtirse y/o quedarse en casa.

Reconocer una emergencia de presión arterial

Una crisis hipertensiva ocurre cuando la presión arterial aumenta rápidamente a lecturas de 180/120 o más. Si se presentan otros síntomas, como dolor en el pecho o la espalda, entumecimiento o debilidad, pérdida de la visión o dificultad para respirar o hablar, llame al 911.

Toma tu salud en serio

Ahora más que nunca, es importante saber si su corazón está en riesgo de sufrir complicaciones o enfermedades graves. Hable con su médico sobre sus riesgos.